viernes, 9 de agosto de 2013

LOS ABDONES



NOVEDADES EN NAVAMUÑO

Desde que empezamos las visitas a la Cueva de Navamuño, hemos visto como, año a año, la maleza ha ido creciendo de tal manera en el camino de bajada al valle, sobre todo en el último tramo, que nos ha obligado a tener que buscar veredas alternativas, no siempre cómodas.



Este año, he contactado con Mariano, un superaficionado a la Sierra que está continuamente colaborando con el Ayuntamiento de Candelario en la limpieza del monte, marcado de caminos y reconstrucción de paredes, a la vez que disfruta con sus excursiones particulares y sobre todo con su mayor afición: La Escalada con colchoneta o Escalada Bulder, que consiste es escalar pequeñas paredes verticales sin más ayudas que las manos y los pies, con la única protección de una pequeña colchoneta que colocan en el suelo para “por si acaso”. Una chaladura más de la gente joven, que es cuando se suelen tener estas chaladuras. En esta Sierra se ven jóvenes cargados con colchonetas, de toda España.








Bueno, también he localizado el Castaño Milenario que hace dos años estuvimos buscando y que por despistado no pude encontrar. Está cerca de la pista rural de la Dehesa de Candelario, por donde bajan muchos después de visitar la Cueva. Como está dentro de los terrenos del Albergue municipal, algunas veces la puerta está cerrada, pero se salta la pared con cuidado y se llega fácilmente.





Otro punto que nos va a limpiar Mariano, es la Fuente del Duque, que últimamente también se había llenado de maleza y había perdido el chorro fresco por rotura de la teja por la que discurría.







Distintas fases de desaparición de la Fuente del Duque



Este año, el Ayuntamiento de La Garganta, ha restaurado dos puntos curiosos usados hasta mediados del siglo XX: El Pozo de Nieve y el Corral de los Lobos.



El primero era el principal Pozo de almacenamiento de Nieve de la Sierra, construido por los “Neveros”, acemileros de los pueblos cercanos que compraban la nieve al Duque de Béjar, su propietario, y la iban distribuyendo por los distintos pozos para venderla en Béjar, Hervás, Plasencia y lugares más lejanos, sobre todo de Extremadura. Este Pozo del Corral de los Lobos, es uno de los más grandes, si no el que más, y uno de los mejor conservados, Ahora se ha limpiado y restaurado y se puede visitar fácilmente.












El Corral de los Lobos se utilizó para cazarlos, construyendo un recinto con paredes de dos metros de altura interior, pero de fácil acceso a nivel del suelo por el exterior. Metían una cabra y, cuando entraban los lobos a por ella, ya no eran capaces de salir, siendo abatidos por los ganaderos.








Estos dos lugares se encuentran junto a un paso de la Sierra entre dos vertientes, donde han habilitado unos miradores desde los que se ven unas vistas preciosas.


1 comentario:

Carmen Cascón dijo...

Me alegro de que lo pasarais bien. La excursión a la Cueva se está convirtiendo en un acontecimiento de primera magnitud en Béjar y alrededores pues veo que cada año se suman nuevos amigos en la travesía.
Un abrazo