viernes, 24 de julio de 2015

LOS ABDONES

CUEVAS CERCANAS

Las Cuevas son lugares extraños y misteriosos que siempre nos han atraído, aunque en muchas ocasiones con cierto temor. No sabemos qué nos vamos a encontrar, pero, una vez dentro y desvelado el misterio, el temor da paso al espíritu de aventura.

            En casi todas partes hay Cuevas, algunas enormes, otras más pequeñas y acogedoras. Unas dentro de la montaña y otras formadas por rocas desplomadas. Unas formadas por la Naturaleza y otras por la mano del Hombre, y hasta las hay diseñadas para el entretenimiento.

            Entre las más conocidas cerca del eje Béjar – Plasencia, están:

Cuevas del Águila. Arenas de San Pedro (Ávila)
Las Grutas del Águila se sitúan en la provincia de Ávila, concretamente a 9 km de la localidad de Arenas de San Pedro, y a 4 km del barrio de Ramacastañas en pleno Valle del Tiétar, al sur de la sierra de Gredos.

Estas cuevas, que tienen alrededor de tres millones de años, ...

 

Entrada a las Cuevas del Águila

 Interior de una de las Cuevas


Cueva de Castañar de Ibor (Cáceres)
La Cueva, situada en la localidad cacereña de Castañar de Ibor, se descubrió de manera casual en el año 1969, cuando un agricultor estaba labrando el olivar en el que se encuentra la entrada. Los vapores que salían de su boca de entrada, pronto despertaron la inventiva popular, que achacó el fenómeno a la existencia de un supuesto "volcán". Los estudios que realizó el entonces Instituto Geológico y Minero, supusieron la confirmación de la existencia de una formación geológica de gran valor.
Se trata de una cavidad kárstica con un desarrollo laberíntico, superior a los 1.000 metros, ...






 Interior de la Cueva

Cueva de Maltravieso. Cáceres
La cueva de Maltravieso, situada en el parque del mismo nombre en la ciudad de Cáceres (Extremadura), es un centro referencial en el Calerizo: refugio de cazadores recolectores hace 350.000 años, centro simbólico de las comunidades del Paleolítico Superior y, finalmente espacio funerario para las sociedades agrícolas del Neolítico y de la Edad del Bronce.
Las investigaciones y excavaciones realizadas por el Equipo Primeros Pobladores de Extremadura (EPPEX) han evidenciado la existencia de diversas ocupaciones humanas de especial interés. …




 Entrada de la Cueva de Maltravieso

La Cueva tiene en su interior pinturas rupestres
Destaca la cantidad de manos


Cueva de la Quilama
Está situada en la Sierra de las Quilamas, en el sur de la provincia de Salamanca, de la comunidad autónoma de Castilla y León (España)
La Leyenda relaciona este lugar como el refugio del último rey godo Don Rodrigo y de su bella amante la reina Quilama, que huyeron por este lugar que comunica con el pico del Castillo Viejo de Valero. También cuenta la leyenda que en su interior en intrincados laberintos y pasadizos se encuentra escondido el tesoro del rey godo Alarico.
Según la Leyenda, la reina Quilama vivió en la cueva del mismo nombre custodiando grandes riquezas. Más de un incauto ha intentado apoderarse de ellas, habiendo pagado a veces con la vida y otras con la pérdida de la razón.
http://www.salamancaentresierras.com
 

 Entrada a la Cueva de La Quilama en lo alto de la Sierra

Interior de la Cueva de La Quilama
Boca del Pozo vertical


Virgen de la Cueva. Esparragosa de Lares (Badajoz)
La Ermita fue honrada con el título de Santuario a principios del Siglo XVIII por el Prior de Magacela, máxima autoridad eclesiástica de la zona, y como tal, fue catalogado y descrito por Madoz en su Diccionario Geográfico y Estadístico:
"Está sito el santuario en la cúspide de la sierra, en su vertiente meridional, a 679 metros de altitud y colgado de la más dura roca, cual nido de águila. Para la subida cuenta con 315 gradas. La entrada está cubierta de un porche tejado.
El templo se compone de dos cuerpos y una sacristía;…
https://es.wikipedia.org/wiki/Esparragosa_de_Lares
 

 Vista de la Ermita de la Virgen de la Cueva desde Esparragosa de Lares de la que es Patrona
Al fondo el Castillo de los Zúñiga, de Puebla de Alcocer

Vista de la Ermita desde la escalinata de acceso


Cueva de Boquique. Plasencia (Cáceres)
La Cueva de Boquique, situada en la dehesa de Valcorchero (Plasencia) es en realidad un gran abrigo formado tras el colapso de un gigantesco bloque de granito. Es más conocida por la leyenda del bandolero y sobre todo por sus restos de cerámica, que dieron nombre a la llamada “Cerámica de Boquique”. Este tipo de cerámica, grosera y con incisiones punto y raya, caracterizó la cultura de los castros de la Meseta del período final de la Edad de Bronce.
Don Mariano Ceferino del Pozo, vecino de Plasencia, durante la guerra contra los franceses encabezó una partida de guerrilleros de gran audacia y comenzó a ser conocido como “Boquique”. Finalizada la guerra acabó con varias partidas de bandoleros.
Con la llegada del trienio liberal un monárquico acérrimo como él no pudo por menos que echarse al monte con su partida como voluntario realista…
 http://desdeeltorreon.blogspot.com.es


 Cueva de Boquique, en Plasencia


La Cueva de Salamanca
Es un antiguo territorio donde se erigía la abadía de San Cebrián -más precisamente en la Plaza de Carvajal- y uno de los sitios más misteriosos de Salamanca, constituyendo el acceso a una serie de túneles que surcaba toda la ciudad y que comunicaba la cueva con sitios como la Universidad Pontificia y la Catedral.
La Cueva de Salamanca es la cripta de la antigua Iglesia de San Cebrián, que fue derribada en el siglo XVI y que actualmente ya no existe. Está ubicada junto a la Torre del Marqués de Villena y la Cerca Vieja, la parte más antigua de la Muralla.
Según la leyenda, el mismo diablo daba clases de nigromancia en este espacio a siete alumnos durante siete años…
www.versalamanca.com


 Entrada a la Cueva de Salamanca

Interior de la Cueva


Las Cuevas de Luis Candelas. Madrid
Fundado en 1949, es considerado uno de los restaurantes con más tradición de Madrid.
Está situado en el mismo Arco de Cuchilleros y fue en su época, cobijo del famoso bandolero Luis Candelas. Con una cocina madrileña-castellana, sus especialidades son: el cochinillo y el cordero asado en horno de leña, los callos a la madrileña o la merluza a la cazuela. Terraza Exterior.Extensa carta de vinos. Cocina abierta todo el día....
 

 La famosa Cueva de Luis Candelas, en Madrid


Las Cuevas. Plasencia (Cáceres)
            En los años 60, un grupo de placentinos, amigos y emprendedores, abren un pequeño y selecto Club en el que poder reunirse tomando vinos y copas de más calidad que la que, en esos momentos, se ofrecía en casi todos los establecimientos.
            Aprovecharon una antigua y bonita bodega y la dotaron de lujos y comodidades. Todo dentro de un orden, porque el espacio era reducido, aunque suficiente para lo que querían.
            Le dotaron hasta de portero vestido de bandolero, al estilo de la Cueva de Luis Candelas, en Madrid. La pusieron de nombre La Cueva de Boquique, en memoria del Carlista-Bandolero.
            Estaba abierta al público, con unos precios también de lujo, por lo que la clientela popular no tardó en bautizarla como La Cueva de Irás y no Volverás.
            No duró mucho tiempo. Fernando Castro reabrió este mítico establecimiento en febrero de 1965 convirtiéndolo en un centro de reunión de jóvenes y escenario de actividades culturales y comprometidas. Tras su cierre por jubilación, la han vuelto a abrir.
 





Las Cuevas, en Plasencia
Primero se llamó La Cueva de Boquique


Y, finalmente…

La Cueva de Navamuño. Candelario (Salamanca)
            El día 30 de Julio de 1809, nació Jerónimo Abdón Gómez Hernández en esta Cueva.
            Sus padres, como muchos otros bejaranos, huían a la Sierra ante la amenaza de ocupación de Béjar por las tropas francesas y encontraron cobijo entre este grupo de rocas del Bocín de Navamuño.
            Es una zona preciosa, entre el bonito Valle de Navamuño y la cuenca del Glaciar por donde discurre el río Cuerpo de Hombre.
            Los descendientes de Jerónimo Abdón, que cambió su apellido y el sus hijos (no el de las hijas) a Gómez-Rodulfo por motivos comerciales, suben todos los años en el mes de Agosto a recordarle y a visitar la Cueva, donde se ha colocado una Placa en su honor.




La Cueva de Navamuño, desde la ladera opuesta
Foto de Óscar Rivadeneyra 
Un grupo de amigos en el interior de la Cueva de Navamuño
Sobre las cabezas, la Placa conmemorativa de
Jerónimo Abdón

2 comentarios:

Carmen Cascón dijo...

De todas ellas sólo conozco unas pocas: la de Navamuño (ahí estoy en la foto para que se vea que es verdad), la de Salamanca y la del mítico Luis Candelas. Ya lejanas las Cuevas de Nerja que aquí no vienen al caso.
¿Qué tendrán las cuevas que nos atraigan tanto? Quizá sea como un viaje al seno materno, a la unión con la diosa madre Tierra o con las fuerzas telúricas, no sé. Algo de todo eso y de nada de eso.
Un besote

jeronimojgr dijo...

A lo mejor es que, desde pequeños, estamos buscando los tesoros de Alí Babá, pero con el miedo a quedarnos allí para siempre. A las niñas las gusta más pensar en Princesas encantadas.