jueves, 27 de agosto de 2015

LOS ABDONES



VISITA A NAVAMUÑO 22-08-2015
         Bien, ya hemos hecho la visita anual a Jerónimo Abdón, al que queremos hacer el tatarabuelo más famoso de Béjar.
         Este año, como de costumbre, ha habido visitantes para todos los gustos, como buenos bejaranos.
         Ya sabéis que, por su relación con la Sierra, los bejaranos nos dividimos en tres grupos:
         Los Montañeros, que son los que llegan hasta la meta que se han propuesto. Este año hemos sido ocho, incluidos dos niños.
         Los Pisapraos, que son los que llegan hasta donde les puede llevar el coche y que ni se comen la tortilla. Todavía nos hemos juntado en La Muela, diez y siete o diez y ocho, y niños más pequeños.
         Los Pisabares, que no pasan más allá de donde se puedan tomar una cañita. Ahí nos hemos juntado hasta diez y seis porque nos estaban esperando arriba algunos Montañeros y Pisapraos.


Primera cita con varios Pisabares


Una bonita panorámica incluyendo a los Pisapraos.
¡Noticia! Este año, entre estos, está José Luis Gómez-Rodulfo Morillas, nuestro Decano


Una vista más cercana del grupo, para dar constancia.


         Y, por fin, pisando el Valle de Navamuño, Los Ocho Magníficos.
Guillermo tratando de investigar el esqueleto de una vaca e Ignacio recuperando fuerzas.




         La novedad de este año han sido los hermanos Ángela y Paco Gómez-Rodulfo Solís. Ángela porque hacía algún tiempo que no llegaba hasta la Cueva por los niños pequeños y Paco que era la primera vez.



Ángela fotografiando a Guillermo y a Ignacio Abdón en el tobogán rompepantalones. Es una atracción fija para la muchachada.


Los tres más jóvenes de la Cueva.
Como Paco es nuevo, le están iniciando.


Y, como es costumbre, se termina la visita con el ágape.
Esta vez no hubo siesta.



         Como estaba la tarde un poco amenazadora de lluvia, nos fuimos pronto, unos hacia La Muela y otros por el Camino de La Dehesa de Candelario, cumpliendo la tradición que se está practicando desde hace algún tiempo de: “Subir a la Sierra, bajando”.

         Luego se quedó una tarde estupenda, como siempre.


         Hasta la próxima.


2 comentarios:

Carmen Cascón dijo...

Me ha encantado la división que has hecho de los bejaranos. Una puntualización: hay muchos pisabares y pisapraos que se autodefinen como montañeros sin ningún rubor una vez que bajan a Béjar. Al final acaban siendo cazados por los montañeros reales, claro, porque luego existen los que no conocen la sierra ni siquiera de oídas.
No des ideas, Jero, con lo del tobogán que si no dentro de poco la Cueva se convierte en un parque temático con atracción incluida.
Abrazos

jeronimojgr dijo...

Hay que ver. Estás siempre llena de ideas.
Lo de la división lo he dicho para ver si se pican los asistentes, aunque yo creo que va a ser al contrario. Cada vez tenemos más años y se nota.
Lo del Parque Temático podía ser interesante y volvería a llenarse de gente joven.