martes, 22 de septiembre de 2015

ELUCUBRACIONES



PRIVATIZACIONES
         Hoy estamos reivindicativos, aunque no me gusta nada este tipo de artículos para el blog, que es, sobre todo, familiar.
         Pero es que estás oyendo todos los días un goteo de abusos que se están cometiendo contra los ciudadanos, entre los que nos encontramos mi familia (los Abdones) y yo, y todo el mundo, incluidos los medios de comunicación teóricamente más reivindicativos, lo toman como la cosa más normal del mundo.
         Hace unos días publiqué esto en Facebook:



             A mí me ha gustado hacer deporte toda la vida. He hecho de todo; soy de los que se llaman “aprendiz de todo y maestro de nada”, pero me lo he pasado muy bien.

         Me hubiera gustado hacerme Montañero, pero no pasé de Pisapraos y, ahora, ya estoy prácticamente de Pisabares, pero he disfrutado mucho del Campo y de la Sierra, y lo sigo haciendo “en pequeñas diócesis”.
            Lo único que no me ha llamado la atención de la publicación es lo de la Moda. Siempre he sido un poco farraguas, pero admiro a los que dedican su vida a hacérsela más bonita a los demás.

         Por eso me fastidia ver que cada día los poderosos del dinero se vayan apoderando de los avariciosos, de los hombres públicos que debían protegernos de los buitres y que, por el contrario, se han compinchado con ellos y nos están vendiendo, paso a paso.
         Tampoco soy un gran aficionado a los partidos de las Ligas Españolas, pero, como Español, me siento traicionado cada vez que un preboste vende en su propio beneficio (disfrazado de beneficio público) algo que no es suyo sino de todos los españoles, en beneficio de un Banco o de una Multinacional.
Hoy me ha comentado Mon Fochs que la Estación de Metro de Madrid, Sol, se llama ahora Vodafone. ¡Qué jeta!






Por lo menos aquí, pone SOL, aunque aparezca el escudo de Vodafone al lado.
Yo no pienso decir jamás “te espero en Vodafone”




Pero Vicente García Cid, me dice: Cuando he ido últimamente a Madrid y viajado en  metro y buscaba como ir a la parada de La puerta del Sol, esto es la estación de "Sol" en varias estaciones no encontraba ese nombre porque ahora es la p..ta estación de Vodafon. Esto en El Reino Unido no creo lo permitieran pero quien sabe... quizás ahora picadilly  circus se llame Lehmann brothers!!!
         Me temo que sus administradores públicos no son tan burros como algunos de los nuestros.
         Entiendo y comprendo que estas multinacionales quieran hacer propaganda en los sitios más concurridos y en los eventos más importantes, e incluso que pongan sus nombres y letreros donde todo el mundo los pueda ver (con límites, porque hay ciudades salvajes que ya no se ven detrás de los carteles), pero el nombre no es de ellos ni de los dirigentes que se los han vendido.
El nombre, la identidad, es de todos los Españoles y al vendérselo NOS HAN ROBADO VILMENTE.
         Y los Medios de Comunicación, como si no se hubieran enterado ¿Llevarán comisión también?
         Se está leyendo en los periódicos que Florentino Pérez piensa cambiar el nombre del Estadio del Real Madrid y ponerle “ABU DHABI SANTIAGO BERNABÉU”. ¡Con dos cojones! Este me recuerda a Jesulín.
         Mira, esto es un club privado y pueden hacer lo que les dé la gana (500 millones de euros en 20 años no es ninguna tontería. La de “comisiones” que generarían), pero si yo fuera socio, dejaba de serlo ipso facto y me iba a ver partidos de Aficionados, donde, a lo mejor, juega alguien conocido y… ¡hasta puedes poner tu nombre al Club! Ya puestos… que quede en casa.






ABU DHABI SANTIAGO BERNABÉU


 

            ¿Qué ha pasado para que últimamente haya este desbarre generalizado?
         La cosa es muy compleja pero muy fácil de explicar:
         Desde el final de la Segunda Guerra Mundial (7 de mayo de 1945) hasta la caída del Muro de Berlín (10 de noviembre de 1989), Europa inició y casi consiguió lo que se ha dado en llamar el Estado de Bienestar.
         Estados Unidos con su ultracapitalismo salvaje tirando hacia un lado y la Unión Soviética con su supuesto ultrasocialismo criminal tirando hacia el lado contrario, provocaron un miedo tremendo de los políticos europeos a caer en alguno de los dos lados. El resultado fue un capitalismo moderado controlado por el Estado para evitar abusos de ambas fuerzas antagonistas.






         En realidad y, sobre todo en los países mediterráneos, esto fue más teórico que práctico, pero se mantenían las formas y se vivía bien.


         Al caer la URSS y el Muro de Berlín, se ha roto el equilibrio y Europa se está inclinando peligrosamente hacia el capitalismo salvaje, a marchas forzadas.






Dirigida por nuevos políticos, sindicatos y empresarios corruptos y corruptores, vendidos casi todos al que más paga, han visto que aquí es el dinero el que manda y, ¡caiga quien caiga!
         Ya no hay casi empresarios; los han sustituido los financieros (antiguos usureros). Ya no hay casi políticos ni sindicalistas que defiendan lo público; los han sustituido los comisionistas (antiguos “mandaos”) de Bancos y Multinacionales.
         Y para estos últimos, todo el campo es orégano. Hacen lo que les da la gana donde les da la gana.
         Si, sí. Algunas veces los ministros se ponen serios con ellos y les ponen multas de cien mil euros por llevarse cien millones.
         Sí, sí. Antes también había corrupción, siempre la ha habido, pero como si se guardaran las normas, no te escupían, encima, a la cara.


         También es verdad que si el equilibrio se hubiera roto en sentido contrario, hubiera sido peor




Algunos estamos convencidos de que la extrema avaricia de USA provocó la extrema reacción de URSS, unido a la paranoia compulsiva de sus dos líderes. La URSS ya no existe y, ahora, los ultracapitalistas de todo el Mundo lo están saqueando en su beneficio.

            Por eso es tan importante el equilibrio de fuerzas para evitar la toma del poder, tanto político como económico de los extremistas:
La derecha avara e imperialista, pero creadora de riqueza (para ellos).
La izquierda despersonalizadora y derrochadora, repartidora de pobreza, pero movilizadora de masas.

Las personas sensatas tenemos que volver a tomar el mando y eliminar de nuestras vidas a los extremistas y a los gorrones.
         Y perdonad la paliza. Espero que no vuelva a pasar.


2 comentarios:

Carmen Cascón dijo...

Amigo Jero. En esta vida todo tiene un precio, mal que nos pese. El poder del dinero es el que manda. Dentro de poco un millonario chino comprará, yo qué sé, la mezquita de Córboba, la desmontará sillar a sillar, se la llevará a su país (para qué hacer una réplica si pueden tener la original) y no moveremos un dedo. Para qué, así no tenemos que restaurarla, ni mantener al personal. Total, si España ya no es un país, sino una Marca que vende en el extranjero.
Vivir para ver...
Abrazotes

jeronimojgr dijo...

Cómo nos comprendemos, Carmen.
Pero yo voy a poner mi granito de arena para tratar de impedirlo.
O mis granitos, ya veremos.
Un abrazo para ti.